Agua y Bosques

“Una gestión integrada crucial para hacer frente a los cambios globales en el Mediterráneo’’

Organización: Plan Bleu, EFIMED

Relator: Sr. Davide Pettenella Universidad de Padua

Facilitadora: Sra. Nelly Bourlion Plan Bleu

Contexto

La región mediterránea es muy diversa, tanto en términos de cubierta forestal como de recursos hídricos. Después de un milenio de disminución de la cubierta forestal, los países del norte de la cuenca mediterránea han experimentado una recolonización natural de plantas durante las últimas décadas debido al abandono de las zonas rurales y la urbanización de la sociedad. Por el contrario, los países del este y sur se caracterizan por una alta presión de las poblaciones humanas sobre los bosques y ecosistemas forestales, lo que lleva a una sobreexplotación, sobrepastoreo y degradación biológica. Tal situación se explica por un elevado crecimiento de la población, una baja renta per cápita y una marcada densidad de población rural. Adicionalmente, la mayoría de los países de las orillas sur y este del Mediterráneo sufren de ‘estrés hídrico’, con menos de 1000 m3/ cápita/año. Estos cambios en el territorio tienen graves consecuencias para la disponibilidad y calidad del agua.

La región mediterránea tiene cerca de 500 millones de habitantes. Los ya vulnerables recursos hídricos se encuentran bajo crecientes presiones. El impulso para la bio-economía podría incluso contribuir al aumento de la demanda de agua, ya que los bio-productos pueden tener considerables huellas hídricas. A pesar del incremento de la dependencia de energías alternativas, las cuencas forestales proveen una gran proporción de agua para uso doméstico, agrícola, industrial y ecológico. Pronto podríamos encontrarnos en una situación en la que tendrán que tomarse decisiones sobre la distribución de recursos hídricos entre el agua verde utilizada por los bosques y el agua azul que puede regularse y usarse para agricultura, industria y consumo humano. Sudáfrica y Australia ya han promovido regulaciones al respecto.

Por otro lado, los bosques pueden contribuir significativamente a la calidad del agua. La sombre que proyectan los árboles de ribera ayuda a mantener temperaturas del agua más frescas y un mayor contenido de oxígeno. La minimización de la erosión del suelo reduce el flujo de sedimentos a las masas de agua, mientras que los sistemas radicales bien desarrollados ayudan a filtrar los nutrientes y algunos contaminantes. En los bosques gestionados, estos servicios ecosistémicos dependen de una gestión forestal adecuada. De hecho, el aprovechamiento maderero o extracción inadecuados, o las carreteras y los cruces de arroyos con camiones forestales, pueden cambiar las concentraciones y flujos de partículas químicas disueltas en las masas de agua, dando lugar, por ejemplo, a un mayor aporte de sedimentos en el agua. Además, existe el riesgo de contaminación por hidrocarburos durante los trabajos forestales al usar tractores u otras máquinas.

Mientras los bosques son bien conocidos por jugar un importante papel en la producción de agua - en términos de calidad, cantidad y estacionalidad - las políticas sobre agua y bosques siguen estando bastante desconectadas. Aún más, las cadenas de valor del agua y los bosques están casi totalmente disociadas. Aunque los servicios ecosistémicos forestales ligados al agua se han evaluado en términos monetarios numerosas veces, sigue siendo esencialmente un ejercicio académico. Solamente algunos esfuerzos locales para implementar los Pagos por Servicios Ecosistémicos (PSE) están intentando crear una cadena de valor bosque-agua, especialmente aquellos PSE que proporcionan los medios financieros necesarios para la gestión forestal en favor del agua.

“LOS BOSQUES PUEDEN CONTRIBUIR SIGNIFICATIVAMENTE A LA CALIDAD DEL AGUA"

Por tanto, es necesario tener una mejor comprensión común de las interacciones entre los bosques y el agua, ya sean sinergias o compensaciones, con el fin de ser capaces de desarrollar las disposiciones institucionales necesarias. Esta comprensión común se puede lograr a través de un mayor diálogo intersectorial entre las comunidades del agua y el bosque favorecido por una interfaz eficaz entre la política, la ciencia y la práctica.

Éste es un asunto urgente porque los servicios ecosistémicos ligados al agua podrían ser aún más relevantes en los próximos años, dado que la cuenca mediterránea es una de las regiones más vulnerables al cambio climático. Los efectos del cambio climático (p. ej. cambios en los patrones de precipitación, incremento de temperaturas) interferirán en las relaciones entre los bosques y el agua. Las reducciones moderadas de precipitación pueden tener efectos dramáticos en los caudales producidos en las cuencas boscosas. El cambio climático también puede tener efectos indirectos en los recursos hídricos, tales como un aumento de la extensión y la severidad de los incendios forestales y la mortalidad forestal, lo cual aumenta el riesgo de erosión.

Objetivos

En base a estas consideraciones, esta sesión está diseñada como un diálogo intersectorial que tiene por objetivo el desarrollo de una mejor compresión común de la relevancia de los servicios ecosistémicos relacionados con el agua, respondiendo a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son las prioridades en gestión forestal en favor del agua en el Mediterráneo? ¿Qué nuevas políticas se están implementando?
  • ¿Cómo establecer un marco regulatorio favorable para mejorar el rol y el uso de los bosques como “estructuras verdes” que proporcionan agua potable de alta calidad? ¿Tiene sentido?
  • ¿Los Pagos por Servicios Ecosistémicos (PSE) relacionados con el agua son una opción relevante?
  • ¿Cuáles son las oportunidades de adaptación asociadas a la gestión forestal en el contexto del agua y ecosistemas acuáticos?
  • ¿Cómo mejorar el diálogo intersectorial entre ciencia y política en el sector del bosque y el agua?

Contactos

Sra. Nelly Boulion Plan Bleu nbourlion@planbleu.org

Sr. Inazio Martinez de Arano EFIMED inazio.martinez@efi.int

Sra. Sophie Vallée sophie.vallee@efi.int 

 

Español

Developed by Fundación Cesefor